Si puedes comerlo… Terrícolas

Si puedes comerlo, puedes leerlo   Terrícolas

Todos los seres deberían disfrutar de la libertad que les pertenece…

Cuantas veces, al empezar a visualizar un vídeo sobre maltrato animal he oído: – No!, qué  horror! -No puedo verlo… Quítame eso por favor! Claro, es muy duro verlo… Ocurre, aunque no lo veamos, y no verlo, es vivir del otro lado, del lado donde la ignorancia se convierte en indiferencia.
Así es, son millones de personas las que desconocen lo que se esconde detrás de la industria  que nos alimenta. Son realmente muy pocos los que se atreven a aceptar que para que la comida, la carne, llegue a nuestros hogares, a nuestros platos,  los animales deben sufrir una indescriptible, muy descriptible, sucesión de sucesos, sucedidos sucesivamente, que se traducen de una vida miserable, sin luz, sin contacto con su medio natural, tratados como mercancía, alimentados con el único fin de ser engordados rápidamente, con OMG (organismos modificados genéticamente), para finalmente ser llevados a la muerte. Se produce un verdadero holocausto animal para que nosotros, ignorantes de lo que sucede, podamos alimentarnos de su carne. Cualquier palabra que yo pueda emplear, para intentar acercarme a describir la tortura a la que son sometidos es nada, comparada con la visión de la realidad que viven.
Si fuéramos conscientes de la barbarie que viven los animales, todos seríamos vegetarianos y/o veganos. No comeríamos animales. Consumiendo productos de origen animal nos convierten en cómplices, sin saberlo, pero cómplices igualmente… A la industria cárnica, o lo que es lo mismo, a la industria de explotación animal, no le interesa que sepamos qué hay al otro lado de los mataderos, de los criaderos, por eso, camuflan la verdad con mentiras, con publicidad donde las vacas salen pastando libres en campos verdes, y amamantando felices a sus terneros, nada más lejos de la realidad. Eso es un pequeño estrato de la industria. No sería muy atractivo mostrar a una vaca con la mirada triste, el pelo sin brillo, y con aspecto enfermizo en el etiquetado de su cuerpo fileteado, o en el break de la leche. Eso no vende.
Entonces, la pregunta es: ¿No podemos soportar la realidad? ¿Nos duele tanto saberlo?¿Pero, qué ganamos ignorándolo, si realmente, sigue ocurriendo? ¿Es preferible darle la espalda a la verdad? ¿Es mejor vivir en la ignorancia? ¿Es útil convertirnos en marionetas de los intereses económicos de los más poderosos, a costa del sufrimiento de los más vulnerables?
Nosotros la especie humana tenemos una identidad propia que nadie puede arrebatarnos, de nosotros depende, ser títeres inútiles, o dejar de ser un eslabón más de la cadena de sufrimiento de nuestros hermanos los animales. De nosotros, individualmente, depende la decisión; dentro de cada uno de nosotros está el derecho de elegir, de decir: -Ya no más. La decisión de uno solo, es un gran paso, cada vez que uno más toma conciencia “uno sólo…, y solo “,  refuerza el avance hacia la libertad de ellos, y cada uno de nosotros hace la fuerza de todos.
Dicen que, “una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones”. Seamos ese eslabón, que rompe esta cadena de sufrimiento y de abuso, de nuestros semejantes. Y sobre todo veámoslo, para que dejen de engañarnos de una vez, seamos valientes y conozcamos la verdad.
et-2006631
Anuncios

Un comentario en “Si puedes comerlo… Terrícolas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s